Datos personales

Mi foto
Azkoitia, Gipuzkoa, Spain
poxpolo2003@yahoo.es

viernes, 14 de octubre de 2011

Finisher en el IM de Hawaii 2011

Todavía desde tierras americanas y apurando mis últimos días de vacaciones, he sacado algunos minutos, para ir completando mi crónica del Ironman de Hawaii.
Sí,  conseguí ser Finisher en el IM de Hawaii, como ya muchos de vosotros sabréis y con ello, cumplí uno de mis sueños, desde que comenzara a practicar triatlón.


Ahora ya puedo decir, que he culminado el fin del camino que buscaba y que sinceramente, no me ha defraudado en absoluto todo lo vivido en el mismo. Es cierto también, que el camino de preparación para la competición se me hizo más duro de lo que a priori pensé, tanto por la exigencia del entreno, como por la lesión que arrastré durante los meses de preparación y que todavía me acompaña. Durante los días previos en Hawaii, sí, todo era como esperaba, un lugar paradisíaco, en el que además, podía practicar el deporte que me gusta y rodeado de la mayor parte de mejores triatletas mundiales. El día de la carrera, no fue quizá como esperaba, porque había hecho bien los deberes, para haber completado una mejor carrera, pero las carreras son así… el post carrera, pues más de lo mismo, increíble la llegada y horas posteriores a la competición y además, habiendo programado mis vacaciones laborales en USA, pues como digo, sigo disfrutando de algunas zonas de éste país.


El día D, arrancó como los posteriores, con muchos nervios y miedo, aunque puedo decir que dormí perfectamente la noche anterior. Salimos del apartamento a eso de las 5 A.M. dirección “al matadero”, en pocos minutos ya, llegábamos a la zona de marcaje y boxes, donde me numeraron y me dirijí ya a la zona de salida, pasando por boxes y viendo como los pro.s terminaban de preparar sus monturas y material.
Dirección a la salida, cómo sería mi aspecto, que me llamó la atención Mikel Calahorra, diciéndome ¿qué te pasa Rubén?¿tienes miedo?¡estás blanco! Y bueno, yo sin mayores palabras, asentí con la cabeza… enseguida me contestó, ¡Ven aquí, tú al lado mío hasta la salida!! Y así lo hice, la verdad es que a partir de ahí, fui relajándome, entre bromas suyas y conversación. De agradecer, la verdad! Me he llevado un gran concepto de Mikel en éste IM, he tenido el placer de conocerle algo más de lo poco que le conocía y no tenía el buen concepto que me ha quedado de él ahora (no es que tuviera mal concepto! ), no sé porqué, pero bueno, suele pasar…
Espectacular la salida en la bahía del Pier, en la que  con un cañonazo, los alrededor de 1600 triatletas, comenzábamos nuestra carrera. Tenía tanta incertidumbre y miedo con la natación sin miedo, que decidí tomar la salida completamente por el exterior, a la izquierda de todos, con la consabida pérdida de minutos por nadar algunos metros más, pero, puedo ésta vez, puedo decir que no me llevé ni un solo golpe y bueno, nadé bastante relajado, más de lo debido está claro, una vez visto mi tiempo.
Completada la temida natación, comenzaba realmente mi Ironman, en los dos segmentos en los que me veía mejor que nunca y en los que después de los dolores de las dos últimas semanas en el glúteo/isquio, arranqué la carrera sin apenas alguna ligera molestia. Una vez sobre la bici, me sentí bastante bien, pero un tanto agobiado por ir rodeado de muchos muchos triatletas… agobio que se incrementó y convirtió en desagradable, cuando comencé a ver clarísimo draffting, draffting que duró alrededor de 35km y que nunca hubiese esperado ver en “la meca”, sinceramente. Intenté evitarlo en todo momento, llegando incluso a frenar, para que algún pelotón se me fuera. Mi ritmo en carrera era bueno, mantenía una media de velocidad acorde con lo esperado y además, guardaba fuerzas para el final, siendo reservón con los watios que a priori me había indicado seguir mi entrenador. Todo fué sobre ruedas durante las primeras 2h de carrera, en la que mi media se mantenía en 37km/h, durante la tercera hora de carrera  y pasando por la zona de mayor dureza en mi caso, por el fuertísimo viento, la media seguía bien, a pesar de haber descendido hasta los 35km/h… a partir de ahí e incomprensiblemente, me fui desinflando! No entendía como o porqué me estaba quedando sin fuerzas, ya pensaba que me estaba reservando y me alimentaba según lo previsto… el tiempo que preveía se me esfumaba en bici y comencé entonces a hacer cálculos, confiando en mi “segura” maratón.

Bajé de la bici a correr bastante cansado, pero sin dolor en la lesión y confiaba en “mi costumbre” de correr la maratón de un IM en un tiempo aproximado de 3h15´(de los 6 IM que he hecho,  mi mejor tiempo ha sido 3h13´y el peor 3h16´), estando seguro de que corriendo así, conseguiría terminar el IM en un tiempo bueno. Nada más lejos de la realidad, salí de la carpa de boxes, tras calzarme las zapatillas de correr y enseguida noté mi estómago hincharse exageradamente y unos pinchazos inaguantables comenzaron a torturarme…. Así fui “corriendo” durante los primeros 19kms!!! Sin poder correr normal y apenas trotando entorno a 6´-6´30”/km… ni en los entrenos, cuando realizo el calentamiento o descalentamiento, puedo correr tan despacio, me es imposible y el sábado 8 de octubre, aprendí lo que es correr así, sufriendo como nunca.

Veía como los kms transcurrían sufriendo y sin señales de poder darle la vuelta a la situación, sabía que el tiempo esperado y entrenado para ésta carrera se esfumaba y por supuesto, no quise, ni se me pasó en ningún momento tirar la toalla por el objetivo principal de terminar el IM con el que había soñado. Tenía que acabarlo como fuera y así lo hice… a partir del km19, tuve algunos kms de “lucided” en los que pude recuperarme ligeramente de los problemas de estómago y “correr” algo mejor, entorno a 4´50”/5´km, con lo que, a pesar de ser un ritmo lento, me alegré de por lo menos, pensar en que el sufrimiento sería menos duradero. Fui consumiendo minutos y kms, hasta que nuevamente en el km32, comencé a desfallecer… no era por los problemas de estómago con los que arranqué a correr, sinó, por no haber comido absolutamente nada durante la maratón, por los citados problemas… no podía comer y solo me dediqué a beber mucho, por lo que en el momento del desfallecimiento era esperado. Volví a correr lento, muy lento y así hasta el final.
NUNCA, NUNCA, NUNCA, había sufrido tanto, como lo hice en éste Ironman, pero era obligado para mí, terminar ésta carrera, a pesar de los problemas estomacales que me surgieron, por todo lo que suponía para mí ser Finisher en Kona. ¿Porqué surgieron los problemas? Pues no lo sé muy bien, varios factores pudieron influir… mi experimento con la alimentación, ya que en ésta carrera y debido a las condiciones extremas de calor, decidí tirar de geles, muchos geles en bici y cambiar mi hábito de alimentarme con sólido en bici. También pudo influir las propias condiciones extremas de éste Ironman. Cómo no… ha sido mi tercer Ironman de ésta temporada y eso, supongo que también influyó… Un poco de todo…


El caso es, que puedo decir que estoy contento y, satisfecho porque sé que di todo lo que tenía y lo que no, en aquellos momentos… Me queda la espinita de no haber hecho un tiempo mejor, un tiempo para el que estoy seguro de que estaba preparado y que llevaba en las piernas, ¿quién sabe? Quizá vuelva a intentarlo en un futuro, conseguir nuevamente clasificarme y entonces, hacer una buena marca allí… pero, tiempo al tiempo.
Durante la carrera lloré varias veces, lloré de rabia por no poder dar lo que sé que tenía, debido a los problemas, lloré de dolor, por los problemas estomacales, lloré encarrilando la recta de meta, por todo los sufrido durante la competición y lloré de emoción, al finalizar la prueba, por todo lo que ha supuesto para mí.
Agradecer nuevamente a mis colaboradores Euskoman Triatloi Taldea, Milar Larramendi, Uria Sukaldeak, Ayto.Plentzia, U51 Kirolak, Asador Ongietorri, Jazki Jantzidenda, Disdira Bitxitegia, Bestiaz.com , Muno S.A., Joseba Jatetxea, Xubi Engranajes, Kiruri Jatetxea, Urbistondo Margoak, Ecológica de Menorca y Compressport, el esfuerzo que hicieron con sus aportaciones económicas o materiales, sin ellos, está claro que el camino hubiese sido mucho mucho más difícil.

Mahalo.

4 comentarios:

  1. Y nosotros tambien lloramos de emocion, Zorionak!grande...aurrea beitu ta gustora oso egon behar zea, iritsiko dira beste momentuak,
    otros retos pero sobre todo tienes que estar satisfecho de este año, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No pudimos quitarte el miedo del cuerpo eh!... Sufriste lo insufrible (algún PRO no pudo superar mentalmente una situación similar...)para terminar tu 3er IM de la temporada!! Has cumplido un sueño y tienes que disfrutar de ello ahora, peeero piensa que Kona te debe una...
    Disfruta lo que resta de vacaciones!! Por cierto, en la foto de la tabla pareces Mitch Bucanan... jeje!

    ResponderEliminar
  3. Suele tener más mérito acabar el Iroman sufriendo que haciéndolo de calle.
    Y si lo acabaste es por tu coco.Y con esa mentalidad reventarás el crono en tu próxima cita de Hawaii (porque esta no será la última)
    Zorionak!

    ResponderEliminar
  4. yo tambien estoy convencido que volveras a Hawaii, y seguro que pronto ;-)

    ResponderEliminar